El carnaval portuense durante el siglo XIX en la obra de José Agustín Álvarez Rixo

Newsletter 57: Eu tenho uma carta escrita https://t.co/LoGg1z2r8A https://t.co/7RaGkbOQ1r

El carnaval portuense durante el siglo XIX en la obra de José Agustín Álvarez Rixo

Coso De Carnaval De 1913 PuertodelaCruz

José Agustín Álvarez Rixo (1796-1883) es el autor de una amplia producción bibliográfica que nos sitúa a lo largo de diversas circunstancias durante los siglos XVIII-XIX. Nació en El Puerto de la Cruz, vivió unos años en Lanzarote y Madeira para asentarse en su ciudad natal de forma definitiva desde 1816. Anales del Puerto de la Cruz de La Orotava. 1701-1872, nos permite obtener un análisis ante múltiples detalles relacionados con el pasado portuense desde diferentes perspectivas. A partir de tal obra conocemos que durante uno de los días del Carnaval de 1810, sucedieron toda una serie de sucesos que condena sin paliativos. Se trataba de altercados por parte de la población del Puerto de la Cruz durante la noche contra algunos franceses residentes en la localidad. El primero de los asesinatos sería contra José Bressan, escribiente de la casa Cólogan. Por su parte, el segundo asesinato sería contra Luis Beltrán Broual, maestro de primeras letras, latín y música que vivió en una casa ubicada en la Plaza Parroquial, siendo asesinado a pesar de que éste, “puesto de rodillas imploraba misericordia”. Con los cadáveres, “cometieron mil vilezas, algunas tan indecentes que hay reparo en escribirlas, arrastrándolos, mutilándolos, colgando al uno de ellos boca abajo con parte de la ropa ya fuera, de los andamios de la popa de un barco, que estaba construyendo en la Plaza del Charco; y hubo mujer que hasta lo mordió, ¡como si fuese una acción heroica!…” Nicolás, apodado “el carnicero”, continuó capitaneando a una masa que cometió diversos actos en un núcleo que no había experimentado tales alborotos en su historia.

Carroza “La caza del tigre” diseñada por Marcos Baeza Carrillo. Foto M. Baeza Carrillo (http://cronicasportuenses.blogspot.pt)

Cuatro años después apunta la celebración de la Piñata en la localidad, concretamente en la Plaza Parroquial. Tal acontecimiento ocasionaría un importante alboroto que luego se lograría mitigar.

En febrero de 1863, describe como el Carnaval se inició de forma poco animada en el pueblo. Sin embargo, conforme transcurrieron los días, el escenario fue diferente y el mismo alcalde, consciente de la necesidad de modificar esa situación, salió con una máscara a caballo, “guiando a unos 18 o 20 jinetes disfrazados ab libitum, corriendo por las calles”. El día 22 del mismo mes volvería a repetir la escena, “disponiendo que se tocasen tambores y se enmascarase la gente, cual si fuere otro domingo de carnestolendas”. Álvarez Rixo, consideraría que cada cual es libre de interpretar el modo en el que se debe invertir el dinero, pero que, en su opinión, debe ser destinado para otras cosas más “útiles y duraderas”.

En el año 1866, anota que el Carnaval se celebró bajo el contexto de un tiempo fresco, destacando la presencia de dos bailes en el casino, costeados por parte de la gente más acomodada, mientras que otro baile sería organizado en el ex convento de monjas a cargo de los artesanos.

Artistica carroza del año 1920 del lunes de carnaval del Puerto de la Cruz (http://cronicasportuenses.blogspot.pt)

No duda en afirmar como el año de 1869, en concreto el Lunes del Carnaval, un coche salió por las calles portando un retrato del Diputado a Cortes, Feliciano Pérez Zamora. Como curiosidad apunta que el miércoles de ceniza de ese año perdió por primera vez la seriedad propia del día, “yendo algunos individuos de huelga en un carro a enterrar la sardina, al uso de Madrid, precedidos de hachos de tea, dando alaridos, sin que nadie les chistase. Uno de los de tal diversión era el mismo sacristán de la parroquia y el organista, éste último también 1º. Regidor del Nuevo Ayuntamiento republicano”. Tan solo un año después, Álvarez Rixo recoge como el desarrollo del Carnaval se disfrutó en un contexto marcado por una gran fiesta, de tal forma que “algunas gentes de la Ranilla celebraron y holgaron con una segunda piñata”.

Son, en definitiva, toda una serie de acontecimientos que nos sitúan ante el desarrollo del Carnaval en la ciudad turística del Puerto de la Cruz a lo largo del siglo XIX según las crónicas de José Agustín Álvarez Rixo.

Por Javier Lima Estévez. Historiador

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Comentários

comentários

Deixar uma resposta

SRETC | DRC | CEHA | Madeira